Jueces Subrogantes

 

Por la barbaridad, barbarie, y desorden de la justicia Argentina, se ha promovido el nombramiento de jueces subrogantes al por mayor, promoviendo de esa forma también la inseguridad jurídica, la factibilidad de acuerdos entre jueces y el poder, ya sea empresario o de otra índole, y la puesta en situación de mayor desamparo a los ciudadanos comunes, entre ellos a los niños.

Hace ya varios años que venimos afirmando lo que ocurre con los jueces interinos, y justamente de eso se trata, pues la misma posibilidad ocurre al nombrar jueces subrogantes, más aún cuando se lo hace a granel.

Ahora parece que se ha tomado debida nota de ello y la Corte Suprema ha establecido un límite para su permanencia, pero el hecho es que las resoluciones y sentencias dictadas y que sin duda son inconstitucionales para nuestra Constitución Nacional - que desde ya consideramos la Ley fundamental de nuetro país - se mantienen, y para ello se invoca el bien de la comunidad y el desastre y lo trabajoso que supuestamente significaría declarar tales sentencias inconstitucionales.

Sin embargo nosotros nos preguntamos: ¿Cual es el desastre mayor?, mantener el mal, o sea mantener lo inconstitucional - aún estableciéndose un plazo máximo - o terminar con lo inconstitucional y respetar y hacer respetar la Constitución Nacional de una buena vez por todas.

Por otra parte no cabe duda que volver todas las sentencias atrás, significaría un verdadero desastre en torno al trabajo judicial y además en torno a quienes han sido parte en esos juicios.

Pero cabría preguntarle a un inocente que está preso o procesado por la decidia de un juez inconstitucional: ¿Qué opina?, o qué opina aquel que está siendo víctima de las resoluciones de alguno de esos jueces subrogantes que evidencian día a día algún arreglo con el poder, o qué opina quien ha sido víctima de un grave delito penal y nada pudo hacer frente a su agresor por la intervención de un juez subrogante que evidencia la fragilidad del arreglo con una de las partes.

Acaso ¿es coherente que eso siga? O lo coherente es terminarlo.

Pues bien, lo pasado será pasado, pero seguir pregonando el mismo desastre a futuro, no consideramos que pueda tratarse de Constitucionalismo.

Pero vamos a dar un ejemplo concreto, se trata de la juez Novile, subrogante del juzgado civil nro. 66 de Capital Federal, respecto de quien hemos presentado pedido de juicio político ante el Consejo de la Magistratura, este último organismo ante el cual se abrió el expediente por remisión de antecedentes de la Presidencia de la Nación y del Ministerio de Justicia.

Consideramos que las barbaridades de conductas de la juez Novile no deben tener antecedente en la Justicia Nacional en lo Civil de Capital Federal, y sin embargo aún ocupa el cargo de juez Subrogante en el referido juzgado civil 66.

Qué hará ahora? Tendrá un año más para seguir con las barbaridades evidenciándose con total impunidad, o se transformará en otra persona y sus conductas serán similares a las que corresponderían a un juez titular. No lo sabemos. Pero vale la pregunta. Por supuesto también están los casos de jueces subrogantes que no caen en semejantes barbaridades y sus resoluciones evidencian sensatez y conducta imparcial, pero la fragilidad es propia del tipo y sistema de nombramiento, sin duda, se trata de un sistema de nombramiento que coloca en riesgo la seguridad jurídica de la Nación.

En otras palabras: Proveer de conformidad que tal vez será justicia inconstitucional, o injusticia inconstitucional, pero sea lo que sea, NUNCA SERÁ CONSTITUCIONAL. Eso último, sí es seguro, y lo afirmo sin temor a equivocarme.

Papá de Fede.